domingo, 14 de octubre de 2012

Al guitarrista flamenco gaditano Manuel Pérez “El Pollo''


(© A Manuel Pérez “El Pollo” In Memoriam.  30/10/2011
Antonio Barberán Reviriego - Publicado en Jondoweb)



Ha sido Cádiz, como es sabido, cuna del flamenco en su triple vertiente de cante, baile y toque. Uno de sus mejores intérpretes en este último orden, amén del principal transmisor de la escuela guitarrística flamenca gaditana -dado su longevidad-, fue el afamado profesor de guitarra, Manuel Pérez García "El Pollo"; discípulo directo del gran José Patiño, del cual existían muy pocos datos y del que me permito con vuestro permiso, ahondar en su conocimiento y aportar nuevos elementos de juicio de tan afamado artista.

Siendo así, comencemos por el final de su trayectoria, toda vez que fallecido este, al día siguiente se publicó en el Diario de Cádiz de fecha viernes 27 de febrero de 1931, esta sabrosa noticia, que después procederemos a comentar someramente, no sin antes agradecer a título póstumo a G. (periodista que nos la dio a conocer) su buen hacer para con el conocimiento flamenco.

“D.E.P.

A la avanzada edad de 82 años, ha fallecido, después de una rápida dolencia, el clásico profesor de guitarra, tan conocido en Cádiz, Manuel Pérez “El Pollo”.

Descanse en paz.

¿Quién no lo conocía?

Desaparece con él un tipo hoy original y verdaderamente representativo de una época, pasada ya para las gestas del arte andaluz.

Manuel “El Pollo” era el “tocaor” clásico de flamenco, tal y como eran en aquellos años en que mediara el siglo XIX; cuando todavía no conocíanse  los fandanguillos absurdos de hoy, en los que se apoyan los “cantaores” de “todo a 0,95” para obviar los estilos de verdadero “cante jondo”, desconocido hoy por cuantos cantan “milongas y vidalitas” argentinas en flamenco.

Manuel Pérez “El Pollo” era un acompañante de los cantaores inmejorable; conocía, como ninguno, los “tercios” de siguirillas y soleares y echaba con habilidad “una manita” al que se desmandara de su guitarra prodigiosa en esos aires andaluces tan mixtificados y tan incomprendidos por las actuales generaciones.

Cantaba Manuel, aún con su voz cascada de 80 años. Cantaba y dejaba saborear las clásicas cadencias del arte de “Curro Dulce” o del “Mellizo”.

El famoso cante de “Los Caracoles” lo decía –entre amigos- con todo el sabor de la época que evocamos en estas líneas.

¿Quién no recuerda al “Pollo” en aquella famosísima “Colonial” de la Plaza de San Antonio. ¿Y en “El Siglo” o en “El Aguaducho”?. Manuel ha sobrevivido a estas tiendas típicas gaditanas donde se encontraba la verdadera alegría de la tierra sin las ridículas derivaciones, de un “cabaret” de estos de “quiero y no puedo” que –como tales modos de imitación- quieren implantarnos a la fuerza.

“Vino tinto con sifón”


Manuel Pérez “El Pollo” daba todavía lecciones de guitarra a domicilio, y más de una arriscada damisela, recibía en su elegante domicilio a este hombre clásico, luciendo airosa capa y tocado de sombrero andaluz con innata gracia flamenca.


Descanse en paz el veterano artista que vio caer a sus amigos numerosísimos, mientras el sonreía cazurramente, entre caña y caña y entre chicote y chicote de los que era empedernido fumador. No se concebía al “Pollo” sin un cigarro puro en los labios y ese era el obsequio mejor que pudiera ofrecérsele.



Descanse en paz el viejo artista y reciban su viuda y su hija la expresión de nuestro pésame.



G. “



 José Pérez García "El Pollo" nació en 1849, y no en 1835 como aparece en todas sus biografías. Es decir tenía un año menos que Enrique El Mellizo, uno de los grandes creadores del flamenco de los que acompañó habitualmente. Su segundo apellido fue García, dato que se desconocía y tuvo una academia, donde impartió clase de guitarra, en el tercer piso del número 19 de la calle Sacramento, aunque también las impartió a domicilio. "El Pollo", a diferencia de otros artistas, si que vivió de su arte en exclusividad, tal como aparece en los padrones consultados, en los que su profesión era la de “Profesor de Guitarra”. Así mismo se anunciaba en la Guía Rossety del año  1906 y siguientes de la siguiente forma: 



"El Pollo" había bebido del arte, del viñero José Patiño González, cerrajero antes que guitarrista,  del cual el Diario de Cádiz de 10 de agosto de 1902 decía lo siguiente:

"Ayer se verificó en nuestra ciudad el sepelio del notable maestro de guitarra gaditano José Patiño González, fallecido el día anterior a los 73 años de edad. Era muy popular y conocido por las famosas referencias de su trabajo en el difícil instrumento de la guitarra, que llegó a dominar como pocos. Cultivó siempre el género andaluz, en el que era un especialista, y no hubo quien lo igualara acompañando una seguidilla gitana o cualquier otra canción del mismo género, que ya hoy no están en uso. No hubo cantaor famoso que no exigiera su acompañamiento.

Puede decirse de él que pasó dos tercios de su vida en perpetua fiesta flamenca, entre Cádiz y Sevilla. Sus últimas actuaciones las realizó en el Circo Teatro Gaditano, en 1898. En estos últimos tiempos, por achaques de la edad, apenas si se dejaba oír en alguna que otra reunión privada. Gastados los ahorros que el trabajo le produjera, vivió sus postreros años de la benevolencia de sus amigos y, sin familia recursos, fue a concluir sus días en la sala del Hospital de Caridad."

         Heredero principal de este, junto con Juan Gandulla “Habichuela”, el periodista nos lo tilda de “clásico flamenco”,  haciéndole conocedor como nadie de los tercios de seguiriyas y soleares, permitiéndose incluso el “echar una manita” a los cantaores que se iban “de tono” o de “compás”. Es curioso como el Sr. G., evidentemente experto conocedor del mundo flamenco de entonces, “raja” de los fandanguillos, cuya primera aparición data de principios del siglo XX. Lo mismo declaraba D. Antonio Chacón al periodista  Juan Ferragut el 13 de agosto de 1926 en la revista Nuevo Mundo, cuando respondía lo siguiente: 

"-¡No me hable usted del fandanguillo! Eso ni es flamenco ni es ná. Un cante para cocineras, sin estilo y sin gracia, que sirve, a lo más, para ganar dinero sin esfuerzo y para deslumbrar a los que no entienden..."

También es muy curiosa la declaración de “cantaores”  de todo a “0,95”, como si nos encontráramos en la actualidad en unas tienda de todo a un euro”, donde los productos, al igual que los cantaores aludidos, fueran de dudosa calidad. 

Manuel Pérez “El Pollo”, fue un personaje del tipismo gaditano, al igual que lo fueron, Tio Carando,  El Ñoto, El Nene de la Viña, La Negra del Balón, María Bastón o El Labi, por citar unos cuantos. 

Vestía al igual que Aurelio Sellé con capa española, se calaba un sombrero andaluz y aspiraba cigarros puros del cual era empedernido fumador. Esto último ya lo conocíamos, pues en una curiosa y “mística” carta al director, publicada en El Noticiero Gaditano de fecha 19 de junio de 1.922, con ocasión del Concierto de Cante Jondo (canto primitivo andaluz) organizado en la Academia de  Santa Cecilia un día antes por D. Álvaro Picardo (con el asesoramiento del Pollo) y en el cual tomaron parte los hermanos “Mellizos” (Enrique y Antonio) hijos de Enrique El Mellizo; en la misma se enunciaba lo siguiente:
 
 “P.D.: Me dice el maestro Patiño, que  "El Pollo" ha tocado muy bien y sin cigarros puros.”


Firmaba la interesante carta al Director, titulada “HERZOGRAMA SIDERAL A CADIZ DEL EMPIREO. Para Antonio y Enrique "los Mellizos", nada menos que su Padre, Enrique “El Mellizo”, pero obviamente en sentido figurado, pues este ya había fallecido en 1.906. Terminaba la citada carta al Director de la siguiente singular forma:


“Otra: Este "parte" lo escribe un señor de Cádiz, que ha llegado hace poco y era muy aficionado al cante y estuvo de juerga muchas noches con nosotros....... Se llama D. Manuel.......



(No trae más el Herzo).



Así mismo en el programa de mano de dicho Concierto, “superior en calidad”, al Primer Concurso de Cante Jondo celebrado en Granada por Falla días antes, tal como ha declarado en infinidad de ocasiones el amigo Luís Suarez, se anunciaba que:



 "Por la misma razón pulsará la guitarra un tocaor que ha acompañado al "Nitri", "Curro Dulce" y al "Mellizo" y se ajustará a las viejas prácticas, suprimiendo el floreo abusivo, para que el cante resulte con toda su sobriedad característica".


El Diario de Cádiz de fecha 18 de mayo de 1905, publicaba lo siguiente:

     El  17 de mayo se celebró en el Casino Gaditano un concierto de cante a cargo de Antonio Chacón, el sin rival cantaor de malagueñas, y de Miguel Borrull afamado profesor de guitarra. El público asistente, en su mayoría socios del Casino, quedó entusiasmado con la categoría de ambos maestros. Al final se formó una improvisada fiesta en la que destacaron los gaditanos Enrique ‘Hermosilla’, su hermano Antonio y el ‘Pollo’.”

               El día 21 del mismo mes, se celebró en el Teatro Cómico una actuación conjunta de D. Antonio Chacón acompañado por Miguel Borrull y los hijos del Mellizo, escoltados por la guitarra del Pollo; concierto -dicho sea de paso- de gran éxito por parte de todos los artistas que tomaron participación en el mismo. El Diario de Cádiz del día 23 de mayo publicaba lo que sigue :

     “En el concierto de género andaluz celebrado anteanoche en el Teatro Cómico, tomó parte con los aplaudidos artistas que en aquel figuraron, el célebre profesor de guitarra “D. Manuel Pérez “El Pollo”, quien como en tantas otras ocasiones, supo conquistar el aplauso y parabienes del auditorio”.

         Mucho le tuvo que gustar a Chacón el magistral toque del Pollo, puesto que en el Diario de Cádiz de fecha 6 de septiembre de 1.905 se anunció lo siguiente:

    “Contratados para actuar en cuatro funciones alternando con un cuadro de variedades, han salido esta mañana para Tánger, el aplaudido cantante del género andaluz Don Antonio Chacón y el excelente profesor de guitarra Don Manuel Pérez “El Pollo”. El día 14 el D.C. continuaba la noticia de la siguiente forma; “En Tánger han obtenido gran éxito, así en los conciertos del teatro como en los domicilios particulares, el notable cantador Don Antonio Chacón y el profesor de guitarra nuestro paisano Manuel Pérez “El Pollo”. Han sido contratados para el otoño en vista del éxito justo y merecido que lograron”.

- En abril de 1.908 nuevamente el D.C. adelantaba que el popular Diego Antúnez había adquirido en Extramuros el antiguo salón “La Jardinera” al cual remozó y lo reconvirtió, bautizándolo con el nombre de salón “Novedades”, así como el elenco de artistas que participarían en dicho establecimiento:

“…/… En la inauguración debutará Pastora Pavón "La Niña de los Peines", que figuró en la fiesta sevillana del Eslava como una de las principales estrellas, que está reputada en justicia como la mejor cantadora de tangos, que tiene hermosa voz y delicioso estilo y que hay momentos en que al cantar parece que gime y llora, obteniendo los mejores efectos. Está igualmente contratado para debutar el 8 de mayo José Medina llamado "El Niño de Medina" de quien se dice que fue el héroe de la tarde en la fiesta del Eslava de Sevilla, haciendo verdaderas filigranas en las malagueñas, el garrotín, guajiras y jotas, que los aragoneses aplaudían de pie y con frenético entusiasmo. En la inauguración debutará la aplaudidísima Inés Ortega, que entre sus canciones dará a conocer la famosa danza del Garrotín. Actuará en este cuadro, cuyo programa aún no está terminado, el profesor de guitarra Don Manuel Pérez "El Pollo".También funcionará un magnífico gramófono como es costumbre en los últimos tiempos en estos espectáculos."

- El 20 de junio de 1.908 el D.C. publica lo que sigue (noticia localizada y comentada por Javier Osuna y publicada en este medio en fecha 04/07/2010 “Chiclanita en la génesis de la Bulería”) 

     “Salón de Novedades.

…/… Del maestro de guitarra Manuel Pérez ‘El Pollo’, no necesitamos hacer elogios porque siempre es artista.
 
El popular Chiclanita canta muy bien para completar el cartel y se hace aplaudir a más y mejor en sus levantinas y burlerías.”


       Destacar de esta noticia, que aparte de constituir la primera cita escrita referente al cante por Bulerías, “certificada literalmente por DIARIO DE CÁDIZ”, tal como recogió acertadamente Javier Osuna en su artículo citado, también habría que añadir la del cante por “Levantinas” o “Levanticas”, constituyendo esta noticia también, la primera referencia escrita de dicho cante minero. Es decir, “El Pollo” es el primer guitarrista conocido que interpreta originariamente los dos citados cantes.

-    Seis días después y en el mismo escenario, el D.C. nos comunicaba que “El Pollo” estaba contratado en calidad de director del cuadro que actuaba en el Salón Novedades, integrado por los cantaores Manuel Torre, Chatillo de Chiclana, Chiclanita y las renombradas bailaora Isabelita (en realidad se refería a Inés Ortega Ripoll) Ortega “La del Columpio” y una desconocida Juana Vargas “La Morenita”.

- El 27 de abril de 1.910, el D.C. decía lo siguiente:

     "Anoche, después de la función en el Gran Teatro, tuvo lugar un homenaje a los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero. La cena fue organizada en el restaurante "El Aguaducho" por el Ateneo de Cádiz y los numerosos amigos de los escritores residentes en nuestra ciudad."



      .../... " La fiesta se prolongó hasta altas horas de la madrugada y estuvo amenizada por el popular maestro de guitarra El Pollo, por cuyo arte no pasan los años, y por el no menos notable cantante 'El Troni' "

        De este cantaor, natural de Sanlucar de Barrameda, del que apenas se conocía nada, procederé en otra ocasión a realizar un pequeño artículo esclarecedor de sus más elementales datos.

- El 3 de febrero de 1.911 nuevamente este medio publicaba lo siguiente:


    “Casi todas las noches el cine de La Rosa se ve muy concurrido de aficionados para escuchar al célebre cantante del género andaluz, Manuel Torre, conocido como Niño de Jerez. Actúa acompañado a la guitarra de El Pollo de Cádiz. Ambos son muy aplaudidos en todas las secciones en las que se presentan. En el cine La Rosa también están actuando las comparsas que recorrerán las calles durante el próximo Carnaval. El sábado debutará la llamada Los cocineros políticos.”

-   El 19 de mayo de 1.926 el D.C. anunciaba que Rafael Gómez "El Gallo" había regresado a España. El cronista lo describía de la siguiente singular forma :

    "En el veterano trasatlántico "Montevideo", regresó ayer a España el torero más cañí y el más cañí de los toreros, el de los triunfos inolvidables y el que daba que hacer a los guardias: el as; el amo, al que según Pepe Loma (D. Modesto) le visten de fraile, le corren la capucha, le ponen unas barbas postizas y aún diría la gente "Ahí va un torero”.

   Este no puede ser otro que Rafael Gómez "El Gallo".

    El torero había salido de España el 23 de noviembre de 1923 y regresaba triunfante de América después de tres años, donde había toreado unas 30 corridas y ganado 200.000 pesetas.

      Después de una sesión de entrevistas y autógrafos, el periodista nos cuenta lo siguiente:


     "Anochecido desembarcó Rafael. Puso unos telegramas y luego fue invitado a comer por los amigos del Puerto, ya citados, preparándose la cena en "Los Gallos", donde el amigo Ortiz Camacho, se esmeró en el servicio,(mariscos y otros platos de la tierra) rociados con vinos.

Allí el veterano Antonio "El Mellizo" y el casi veterano "EL Pollo" hicieron saber a la simpática reunión como se dice el cante clásico andaluz y como se acompaña en la guitarra. Se pasaron unas horas muy agradables".


OTRAS CURIOSIDADES:

         Nos daba a conocer el periodista G. que El Pollo cantaba. Conocía a la perfección los cantes de Curro Dulce y de El Mellizo a los que acompañó en numerosas ocasiones y hacía el cante por Caracoles “con todo el sabor de la época”. Esto último lo conocíamos gracias a la genial entrevista practicada por Blas Vega a Aurelio Sellé (“Conversaciones flamencas con Aurelio Sellé. Blas Vega. Servicio Publicaciones UCA. Pag. 96), donde textualmente se dice lo siguiente:
 
Aurelio Sellé en la Plaza de S. Juán de Dios (Cádiz)
     "BlasVega. ¿Qué le parece si pasamos a los Caracoles?

Aurelio.- El Pollo cantaba los caracoles, que los cantaba como eran, no como los cantaba Chacón, porque Chacón los puso pa escuchar y les dio una grandeza a eso grandiosa, decía del tiempo de Goya y tal……, decía la gran calle de Alcalá; y antes la calle de Alcalá no existía en el cante de caracoles; y esa letra la puso él. El Pollo decía:



Santa Cruz de Mudela
Como reluce,
Cuando suben y bajan
Los andaluces.
 
      Y el otro toro,
Otro que sea de Veragua
Que lo píen
Las señoras
De sombrillas y paraguas

Vámonos, vámonos
Al Café de La Unión
Donde está el Chiclanero,
Cúchares y Juan León. 


            Porque era cante pa bailar, no hacía como hacen hoy: Donde está Curro Cúchares, el Tatoooo; se llevan una hora diciendo el Tato, y ese cante no era así…Chacón lo puso a su manera diferente a todos los que lo cantan.”

   
  Antonio Mera "Almendrita" &Nño de los Rizos_Caracoles 

           Efectivamente, el cante de Caracoles lo hacía “El Pollo” a la manera del cantaor sevillano “Paco el Gandul”, o “Paco Botas” o inclusive “Paco el Sevillano”, pues con los tres apodos fue conocido. Este cantaor, muy importante para la historia del flamenco, compuso una letra diferente a la que cantaba Tío José El Granaíno (de nombre Juan José Jiménez Ramos, natural de Chiclana y cuyos precisos datos nos reveló el investigador gaditano y crítico taurino Francisco Orgambides); posteriormente Chacón adaptó este cante, tal cual se canta ahora, cual es el motivo de la queja de Aurelio a Blas Vega. 

       Paco “El Gandul” se llamó Francisco Hidalgo Monge, conforme a la valiosa investigación de Manuel Bohórquez en su blog “La Gazapera”. Nació en Cantillana sobre 1.835 y es el primer cantaor que conocemos que canta por alegre, es decir por “Alegrías”, toda vez que el 7 de febrero de 1866, las interpreta en el Teatro Moratín de Córdoba,   conjuntamente con los Caracoles y otros cantes flamencos, tal como nos dio a conocer el amigo Alberto Rodríguez en su blog “flamencos de papel”. 

            El Periodista nos relata también que “El Pollo” daba clases a domicilio a más de una “arriscada damisela” de la alta burguesía gaditana. Efectivamente, Manuel acudía a impartir su magisterio a la Plaza de San Antonio nº 1, residencia de los Aramburu – Picardo, donde una joven llamada Micaela, tomaba clases de guitarra. Micaela Aramburu y Picardo, quedó inmortalizada en un cuadro pintado por Ignacio de Zuloaga en 1928, cuando contaba con 18 años de edad, el cual puede visitarse en el Museo Provincial de Cádiz. Gracias a ella y su familia, se conservó una guitarra que le fue regalada por su maestro. 

Guitarra del Pollo
           La guitarra construida sobre 1920, está sellada por la Viuda de Manuel Ramírez y según el lutier gaditano Rafael López Porras que la restauró, presentaba signos inequívocos de que había pertenecido a un profesional flamenco. 

           En el certificado de defunción del Registro Civil, asiento número 262, nos aclara que falleció a los 82 años de edad, en su domicilio, como consecuencia de una pulmonía del vértice. Dejó esposa llamada Elisa Acosta Báez e hija de nombre Manuela Pérez  Acosta.  

          En el Diario de Cádiz se publicó su esquela en la cual se indicaba que el duelo se recibe en la Parroquia de San Lorenzo, siendo su cadáver enterrado en el cementerio católico de esta ciudad el sábado a la una de la tarde. Suplicaban por su alma, entre otros, los siguientes:  D. Francisco Aramburu, D. Emilio de Elejalde (ausente), D. José Paredes, D. Francisco Hoyos, D. Ramón Grosso, D. Guillermo Deschamp, etc... Todos ellos miembros destacados e influyentes de la sociedad gaditana del primer tercio del siglo pasado.

Micaela Aramburu
        En casi todas las biografías de este cantaor se decía que era el Abuelo o Bisabuelo del tristemente fallecido guitarrista “Niño de los Rizos”, sin embargo esto no es verdad, toda vez que los abuelos paternos de este, se llamaron Nicolás Salas López y Sebastiana Álvarez Salcedo, ambos naturales de Alcalá de los Gazules y los maternos Eugenio Domínguez Barcelo y Juana Ortega Rodríguez, naturales de Cádiz. Por otro lado, no he investigado otras líneas colaterales, con lo cual bien pudo Eugenio Salas estar emparentado con el maestro de guitarra Manuel Pérez “El Pollo” al que desde aquí se le tributa merecido homenaje.